La construcción liviana, o en seco, gana terreno en el sector

drywall-instalaciones-bogota
Drywall, facilidad al construir
25 abril, 2017
Atras quedo el concreto
10 mayo, 2017
Mostrar todo

La construcción liviana, o en seco, gana terreno en el sector

Claudia Garcés Redactora de EL TIEMPO Aunque entró muy tímidamente a Colombia a finales de la década de los noventa, proveniente de Europa y Norteamérica, el sistema constructivo liviano en seco conquistó el mercado y se quedó con sus múltiples formas, que lo hacen una opción sostenible, segura y eficaz para darles vida a diversos proyectos arquitectónicos, entre ellos: complejos deportivos, hoteles, viviendas, centros comerciales y terminales de transporte, entre otras alternativas.

El drywall, como también se conoce este método arquitectónico que permite moldearse y manipularse, de acuerdo con las necesidades, utiliza placas de yeso o fibrocemento reposadas en estructuras metálicas de acero galvanizado, que se instalan en interiores y exteriores como paredes, techos o divisiones.

“Estas van sujetas con tornillos especiales y unos soportes metálicos o de lámina de zinc, para la fijación y unión de los distintos paneles del sistema”, explica Víctor Silva, técnico en pintura y recubrimientos de Perflex.

Entre sus grandes ventajas se encuentra el ahorro en el costo de los materiales y la rapidez de su instalación. Según Carlos Martínez, arquitecto de Eternit, el tiempo de ejecución puede llegar a ser apenas la quinta parte del tradicional en mampostería; por ejemplo, si para una casa con el sistema constructivo tradicional se toma 10 meses, con el sistema liviano en seco se logra en dos.

“Además, proporciona excelentes niveles de aislamiento térmico y acústico; aunque si el objetivo es aumentar estas condiciones, se inserta en las paredes materiales como el poliestireno expandido o fibra de vidrio. Así mismo, por sus características, permite mayor aprovechamiento de área útil, ya que el espacio ocupado por los muros es tres veces menor a los convencionales”, agrega el arquitecto.

Todo esto sin dejar de lado que el drywall goza de una óptima consistencia y ni las condiciones climáticas ni el tiempo modifican sus dimensiones.

Mucha seguridad Otro beneficio es que se vale de un método que resulta ser muy seguro, empezando porque cumple con los requerimientos del nuevo código de sismorresistencia de Colombia, el cual empezó a regir a partir del primero de julio del 2010.

Vale recordar, dice el arquitecto Martínez, que entre los terremotos que se presentaron durante el año pasado, el de mayor intensidad fue el de California, pero paradójicamente fue el que menos daños dejó, porque allí el mayor porcentaje de las construcciones se hacen en drywall.

“Y es que la estructura, dependiendo el calibre y el tipo de placa a utilizar, puede ser diseñada para resistir movimientos sísmicos, incluso, en un grado más alto que otros sistemas constructivos”, agrega.

Así mismo, sus materiales, al no ser combustibles, ofrecen mayor resistencia al fuego, creando una barrera y deteniendo su propagación. Según estudios técnicos probados en laboratorios, una pared de drywall puede contener el fuego desde 20 minutos hasta tres horas.

“Al ser un sistema liviano, el tamaño y profundidad de la cimentación es pequeña, produciendo pocos desperdicios y escombros. No genera mayor suciedad ya que el sistema en seco no proporciona humedad durante la construcción.

Además, los materiales a utilizar son más fáciles de transportar y manipular que los convencionales”, concluye Víctor Silva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *